Tarta Harry Potter paso a paso

Esta es la Tarta Harry Potter que hicimos para una amiga muy fan de las pelis 🙂

Hicimos el baúl de Harry Potter de bizcocho y a Hedwig de chocolate plástico. Os enseñamos cómo lo hicimos paso a paso.

Lo primero que hicimos fue a Hedwig de chocolate, ya que se tarda bastante tiempo. Mucha gente cree que Hedwig es una lechuza, pero en realidad es un búho nival (Bubo scandiacus).

El bizcocho-baúl de la tarta Harry Potter hay que hacerlo lo último para que no se quede seco 🙂

Para hacer el búho preparamos el RKT (podéis ver la receta aquí) y le damos forma más o menos de búho…

Esta vez hemos hecho a Hedwig de chocolate plástico en lugar de con fondant, que está mucho más rico 🙂

Aunque compréis chocolate plástico blanco, no es del todo blanco, sino amarillento (como el chocolate blanco de tableta). Para que el búho no quede amarillo, lo primero que hay que hacer es teñir el chocolate de blanco.

El chocolate plástico está un poco duro al principio, así que suelo cortarlo en trocitos y lo voy amasando poco a poco antes de teñirlo. Con el propio calor de las manos se va ablandando, tened paciencia!

Como depende de la marca de chocolate y de colorante que uséis serán distintas las cantidades, no os pongo cuanto echar. Yo lo hice a ojo… hasta que me pareció que estaba blanco 🙂

 

Una vez teñido cubrimos con él el RKT con “forma de búho” que hemos preparado. Yo lo he cubierto primero todo liso, ya que encima pondremos las plumitas.

Para que la cola quede tapada, la pondremos lo primero de todo. Para hacer las plumas de la cola he hecho tiritas redondeadas, y las he marcado con un stencil, haciendo rayitas paralelas al lado más largo, un poco torcidas.

 

Después hay que hacer el resto de plumas e irlas colocando de abajo hacia arriba, dandole forma de alas. Las plumas que quedan por abajo hay que hacerlas más grandes que la de arriba, tal como son en la realidad. Tenéis que poner primero la capa de abajo, despues la de encima, y así hasta la última.

Si no os animáis a hacerlas realistas, y las hacéis más básicas como hice yo al final, lo mejor es hacer un churrito alargado con el chocolate plástico y aplastarlo con un rodillo hasta tener una especie de lengua de gato. Haced una linea en el centro dividiendo en dos la “pluma”, sin llegar hasta el final, y después haced rayitas inclinadas como se ve en las fotos. Fijaos en la forma que le hemos dado al ala:

Mi idea en un principio era fijarme de la forma y color de estas plumas reales de búho nival, pero no me han salido muy bien XD.

Aún así os dejo la foto por si os puede ayudar a mejorar esta tarta al hacerla vosotros.

(La foto anterior está sacada de esta página )

Después hay que añadir más chocolate plástico en la zona de los ojos, en forma circular (como de donut!), y con un stencil alargado hacer rayitas para que parezcan las plumas.

 

En la zona del pecho de Hedwig hacemos una linea vertical en el medio, como dividiendo en dos el búho, y hundimos esa zona un poco, para darle volumen a las dos mitades. Las llenamos también de rayitas para que parezcan plumas.

Hacemos también las patitas. Para ello hacemos dos cilindros gruesos para las patas, y tres quequeñitos que saldrán del anterior, para los dedos. Con un stencil que tenga punta, he hecho unos agujeritos en los dedos, para luego poder colocar las uñas. Lo llenamos todo de rayitas también para simular las plumas.

Hacemos las garras con chocolate plástico negro y las ponemos en los deditos.

Hacemos también los ojos y el pico. Si tenéis barniz comestible, podéis ponerle un poco en los ojos para darle brillo y que parezca más real.

Por último pintamos alguna zona de las plumas con colorante en polvo marrón, ya que el búho no es blanco del todo.

Y ya estaría nuestra Hedwig de chocolate!

 

 

Antes de empezar a montar cualquier tarta, me gusta preparar la base donde irá todo colocado. Para mi gusto queda mucho más bonito poner la tarta sobre algo decorado, que sobre la base plateada sin más.

En este caso nosotros cubrimos la base con una capa fina de fondant gris y marcamos formas redondeadas de distintos tamaños para simular piedras, y que pareciese el suelo del castillo. Después le dimos sombras con colorante en polvo gris oscuro, para que pareciese un poco sucio.

Aunque gastemos un poco más de fondant y haya que amasarlo y estirarlo, con esto os quedará mucho más vistosa cualquier tarta 🙂

 

Ya podemos hacer el baúl de bizcocho.

Lo primero es preparar el bizcocho. Nosotros hemos hecho un bizcocho de chocolate, y lo hemos rellenado de crema de queso mascarpone con frambuesa, pero podéis utilizar la receta que más os guste, siempre que aguante bien el peso del fondant.

 

 

Nuestro baúl de Harry Potter era bastante grande (siempre se me va de las manos, calculo fatal los tamaños). Pusimos la cremita entre los dos bizcochos, y lo cubrimos todo de ganache de chocolate, antes de poner el fondant. Intentad siempre dejar lo más liso posible el ganache de chocolate sobre el bizcocho, ya que las irregularidades después se notan al poner el fondant encima.

Cubrimos toda la tarta con una capa de fondant marrón oscuro.

Dividimos toda la estructura horizontalmente en dos, marcándolo con un stencil lo más recto posible para que parezca que el baúl se abre por ahí.

Ponemos después todos los detalles que queramos. Nosotros hicimos 4 churritos largos, para ponerlos a los lados y en el medio, dividiendo en 3 el bizcocho. Después los cortamos a la altura a la que se abriria la tapa del baúl, donde hicimos la raya en el paso anterior.

Pintamos las esquinas con colorante metalizado de color dorado, con ayuda de un pincel, para que pareciesen los refuerzos del baúl.

Hicimos también los cierres y las asas de los lados, y los pintamos con el mismo colorante metallizado.

En papel comestible imprimimos el “logo” que hay en el baúl de la peli. Yo no tengo impresora de tinta comestible, pero hay muchos sitios que se dedican a ello. Solo teneis que mandarle la foto y te la imprimen 🙂

Aquí os dejo la imagen para que podáis guardarla e imprimirla (yo puse solo lo de medio)

 

 

Recortad la parte que querái utilizar y con un poquito de agua (muy poca!!) podéis pegarlo en la tarta, junto a cualquier otra cosa que se os ocurra. Nosotros pusimos también las siglas HP (Harry Potter) en el lateral.

También preparamos la carta de admisión en Hogwarts, para ponerla al lado. Si buscáis por internet podéis descargar de manera gratuita la fuente de Harry Potter y hacer la carta a vuestro gusto. Os dejo la nuestra:

Y el billete:

 

Ya solo queda poner a Hedwig encima del baúl, y la carta (y cualquier otra cosa que queráis) y ya está terminado!

 

 

Aquí podéis ver la Tarta Harry Potter por dentro 🙂

 

Feliz cumple Ana! <3

adminTarta Harry Potter paso a paso

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *